Hojiblanca

La zona de producción de esta denominación se sitúa al sureste de la provincia de Córdoba, cubriendo los términos municipales de Baena, Luque, Doña Mencía, Nueva Carteya y Zuheros, situados en las comarcas olivareras denominadas Nevadillo-Campiña y Campiña y Penibética. Protege aceites de oliva vírgenes extra producidos a partir de las variedades Picudo o Carrasqueño de Córdoba, Lechín, Chorrúo o Jardúo, Hojiblanca y Picual. La recolección se realiza en modalidades de ordeño, vareo y vibración mecánica del árbol. En la actualidad, el 30% de la producción de la región lleva dicha denominación. Sus aceites son frutados, con aromas florales, una pizca de picante y amargor y un equilibrio de sabores excepcionales.


Desde el punto de vista físico-químico, presenta una composición de ácidos grasos muy equilibrada con ácidos saturados relativamente más bajos que en el resto de los aceites de otras variedades. Su composición es ideal desde el punto de vista alimenticio. La estabilidad ante la oxidación no es elevada y se recomienda mantener estos aceites al amparo de la luz y sin excesiva oxigenación durante el almacenamiento.
Desde el punto de vista organoléptico, presenta una inmensa gama de flavores, pero se pueden destacar como valores comunes los atributos de dulzura al inicio de la cata, frutado herboso fresco en el aroma, ligero amargor a fruta verde y otras frutas que a veces recuerdan a una macedonia, ligero picante en garganta y regusto final almendrado
<
Jamonspain